¿Sabes o conoces lo qué es una reunificación de deudas? ¿Conoces cuáles son los requisitos? 

Al principio no sabía ni conocía esta opción para solucionar mis deudas acumuladas, ni siquiera conocía el termino de reunificación de deudas. Estaba preocupada y llena de nerviosismo por  encontrar la solución para pagar cada una de mis deudas.  Así que me decidí un día y me dirigí al banco para que me dieran una asesoría  de si podían brindarme una ayuda financiera. Y para mayor sorpresa, obtuve lo que buscaba, la solución a mis problemas. Ese día tuve la asesoría de un profesional donde me explico con lujo de detalles todo lo referente a la reunificación de deudas.

Consiste en unir todas mis deudas y pagar en un solo monto mensual. Teniendo en cuenta que con la reunificación de deudas sería una deuda superior, pero por mucho más tiempo. También me explicaron que dependiendo de mis necesidades obtendría mi préstamo, ellos se adaptan al cliente. Como requisito principal te piden es una vivienda propia, tenga o no alguna hipoteca. Pero lo importante es que este a  seas el titular del inmueble.

Me hablaron de las desventajas inmediatamente, diciéndome que si en algún momento de la negociación yo quiero desistir de la idea pero el proceso está en camino, debo pagar una penalización que es súper costosa. Yo pago los honorarios  y comisiones de la negociación. En ocasiones debo esperar un tiempo prolongado para la aprobación del préstamo. Y reafirmaron que es posible que pague mucho más dinero que lo que debía pero a mayor tiempo.

Como ventaja se reúnen todas las deudas y de esta manera podría salir de ellas. Puesto que solo tendrías una sola; la posibilidad de perder tu casa como garantía es muy poca, ya que, los intereses de amortización son muy bajos y en su gran mayoría son pagables. Me dan la confianza y transparencia que necesito para hacer la negociación, e incluso me explican si necesito otro asesor financiero para mejor un mejor entendimiento.

Llegué a casa y después de analizar con mi esposo esta posibilidad  tomamos la decisión de elegir esta opción, tomando cada aspecto y detalle que nos generaría como una solución financiera a largo plazo. Logramos al fin tener esa tranquilidad y serenidad que necesitábamos, porque ya no teníamos la presión económica de tener que pagar mensualmente un sin fin de deudas financieras que me acortaban mi sueldo y el de mi esposo.