Una de las dietas que más se están utilizando antes del comienzo del verano es la llamada dieta disociada.

La dieta disociada se basa en mantener un equilibrio entre los alimentos ingeridos entre alimentos base y alimentos ácidos. Las 3 categorías de alimentos principales son:

  1. Glúcidos: cereales, azúcares, etc
  2. Proteínas: Carne, pescado, huevos, etc
  3. Productos neutros: Verduras, leche, aceites vegetales, etc.

Las principales reglas de la dieta disociada son las siguientes.

  • Nunca mezclar los alimentos que posean proteínas con los alimentos que contengan hidratos de carbono.
  • No se deben mezclar las grasas con los hidratos de carbono.
  • El único azúcar admitido es la fructosa que es el que poseen las frutas, el resto de azúcares deben ser sustituidos por edulcorantes.
  • No mezclar alimentas que estén compuestos por hidratos de carbono
  • La fruta es absolutamente necesaria en toda alimentación. Hay que tomar fruta todos los días pero sin mezclar con ningún otro tipo de alimento.
  • Las legumbres y las hortalizas puedes mezclarlas con todo lo que quieras menos con la fruta.
  • No mezclar los frutos secos con otros alimentos.
  • El alcohol y las bebidas carbonatadas quedan totalmente prohibidas ya que poseen un alto contenido en azúcares.

CONSEJOS COMPLEMENTARIOS DE UNA DIETA DISOCIADA:

Además de seguir las reglas anteriormente especificadas existen una serie de consejos que podrían aplicarse a todas las dietas para conseguir unos resultados positivos en la ejecución de la dieta.

  1. Se deben realizar 5 comidas al día o comer cada 3 horas, de esta manera evitamos los atracones y las subidas de glucemia que saturan nuestros órganos, eliminamos la ansiedad por la comida y tenemos siempre trabajando el sistema digestivo con lo que consumimos calorías. Aparte de todo esto comiendo cada 3 horas evitamos perder masa muscular de nuestro cuerpo.
  2. Los hidratos de carbono es mejor consumirlos en el desayuno y el almuerzo ya que se consumirán durante el ejercicio realizado durante el día. A la cena consumir alimentos proteínicos ya que poseen menos grasas y serán más fáciles de consumir.
  3. La fruta siempre se come en la merienda o en almuerzo y jamás se mezcla con ningún otro alimento.
  4. Se debe añadir ejercicio ligero a cualquier dieta para poder eliminar las calorías que nuestro cuerpo por si solo no puede quemar, si consumimos pocas calorías pero no las quemamos no sirve de nada una dieta. Con 60 minutos de ejercicio con una intensidad media-baja al día será suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *