Los todoterrenos están diseñados para afrontar condiciones extremas, pero sin importar que la transmisión sea 4×4 o 4×2, para todos suele ser problemático conducir en hielo o nieve. Sin embargo, es posible salir airoso con un poco de calma y ciertos detalles:

No olvide lo que ocurre, ni la reacción: los neumáticos no consiguen adherencia al hielo ni a la nieve, y eso no les permite funcionar como es debido. Ellos tienen agarre a altas velocidades gracias a enlaces de moléculas que se revientan en las gomas y se unen a las moléculas libres del asfalto. Sobre una superficie helada y lisa como el hielo, no existe rozamiento por lo que no logra adherirse; de igual forma, la nieve al desmoronarse evita la sujeción, por lo que lo ideal es que si tiene tracción 4×4, la active en estos espacios.

Utilice los neumáticos adecuados: existen neumáticos para recorrer nieve, aprovéchelos mientras atraviesa la estación. Estos se adaptan mucho mejor a la superficie en cuestión y, por ende, tendrá mayor seguridad. También podría ayudarse con las cadenas para nieve, que son como una malla de eslabones con los que se consigue un mejor agarrare sobre la nieve.

Conduzca con suavidad: los movimientos bruscos le hacen perder con facilidad la poca adherencia que tienen los neumáticos, lo más peligroso es que no la recobrará sino hasta que se haya disminuido lo suficiente la velocidad y avance de nuevo con cautela. Con los pedales sucede igual, si acelera demasiado, las ruedas podrían patinar.

Utilice gafas de sol: aunque el cielo no muestre que haya sol, sí lo hay y sus rayos se reflectan sobre la nieve y el hielo; así que es mejor que las cargue consigo, aun cuando perciba que las condiciones climáticas no se las exige.

Evite los carriles hechos por otros neumáticos: es común ver en la nieve las marcas de otros vehículos, pero no pase sobre sus huellas. Es allí donde se tiende a acumular más el hielo y será más fácil que comiencen a patinar las ruedas; en el caso de que sea un camino muy concurrido, evite andar sobre el carril que deja marcado el coche que le antecede.

Es importante tener presente que en este tipo de climas suelen aparecer ventiscas y nevadas sorpresas. Por ello, se recomienda llevar consigo un botiquín de primeros de auxilios, mantas,  comida no perecedera, agua, una linterna, entre otros elementos que pueden serle muy útiles si se queda varado.

Procure tener el todoterreno a tono antes del invierno o si se dirige hacia algún lugar que posea estas condiciones. Comprando los repuestos en un desguace 4×4 no será mucho el gasto y los resultados pueden ser muy satisfactorios.