En cualquier empresa las pizarras blancas son herramientas de muy alta calidad, las cuales te ofrecerán muchos beneficios. Para comprar las mejores del mercado, te recomiendo que visites la web de www.pizarras-blancas.es, porque allí encontrarás las mejores opciones para que compres tus pizarras blancas al mejor precio.

Pero, es probable que no sepas cuáles son los cuidados que necesitarán este tipo de pizarras para aumentar su durabilidad y sacar así el máximo partido. Por este motivo, hoy te he preparado este post, en el cual hablaremos de los cuidados que deberías darles a estas herramientas.

¿Cómo cuidar una pizarra blanca?

Cuidar la superficie de una pizarra blanca es un proceso que es bastante sencillo y que puedes hacer de una forma fácil. Dentro de los cuidados a tener están:

Realiza los mantenimientos

Los mantenimientos periódicos de la superficie se realizarán con químicos recomendados por el fabricante de las pizarras blancas. Estos mantenimientos se deben hacer por lo menos una vez al mes o si el uso es intensivo se aconsejan cada 15 días.

Por otra parte, puedes hacer un mantenimiento semanal, con una solución de alcohol diluido en agua para eliminar los residuos de forma semanal. De esta forma, limpiarás por completo la superficie y evitarás cualquier tipo de manchas producidas por los residuos de rotulador.

Borra correctamente la superficie

En el proceso de borrado de las pizarras blancas es donde se cometen más errores, y por esto se pueden manchar rápidamente. Debes asegurarte de tener un borrador de muy alta calidad para que puedas retirar fácilmente todos los residuos de rotulador de la superficie sin ningún tipo de esfuerzo.

También es importante que borres el rotulador cuando este ya se encuentre totalmente seco, para evitar la acumulación de pigmentos. Si el rotulador se encuentra húmedo, podrían quedar residuos incluso si utilizas un borrador de muy buena calidad.

No uses rotuladores permanentes

Los rotuladores permanentes no deben ser utilizados en las pizarras blancas debido a que su concentración de pigmentos es muy alta. Estos se fijan fuertemente a la superficie de la pizarra y se pueden producir manchas a corto plazo lo que llevará a reducir su vida útil.

Por este motivo, lo ideal es que utilices rotuladores borrables a base de agua, porque son los que no se fijarán a tu superficie. En caso de cometer el error de utilizar los rotuladores permanentes, estos se pueden retirar con algunos químicos, pero no se aconseja su uso constante.